Nos espera con su cola parada

0%

Sobre un camastro en el jardín no espera con su cola desnuda y parada. Mientras nos mira y nos llama para que vayamos a acostarnos encima de ella, y en lo posible con nuestro rabo duro para frotarlo por su cola y luego introducirlo.

  • COMPARTIR
0 Comentarios
DEJA UN COMENTARIO GUARRO
Tu email no sera publicado.